Una cuestión de huevos…

20121216-210008

Hoy me voy a abrir un poquito más y os voy a contar un secretillo mío para que me conozcáis un poco mejor. El post es de diciembre de 2012. Voy…al lío:

“No sé si es porque hoy en la Marató de TV3 hablan de cáncer o porque es un tema que me viene a la cabeza a veces, o una mezcla de las dos cosas, pero hoy me apetece hablar de un tema, que si bien no escondí nunca, hay muchos detalles que no había contado…

Tres años atrás, en septiembre de 2009 me fui a hacer unas pruebas médicas.
Pero esperad, que tiro un poco más atrás….llevábamos unos 8 o 9 meses buscando a Martí y no venía (Aviso de eufemismo). Con la desesperación del momento, me fui a mirar la calidad de mi “tema” (2o. aviso de eufemismo) , y me dijeron que eran medio tontos y muy lentos, por lo tanto, que era difícil que Martí viniera (por cierto, cuando fui a llevar la muestra, en la farmacia me pidieron si era para una vasectomía. Vale que tenía 37 tacos , pero qué falta de respeto y/o empatía y/o asertividad). Fui al urólogo y me mandó hacer una ecografía porque veía unas varices y esto lo dificultaba aún más.
Pero justo cuando terminaban con la ecografía, me dice la doctora: Creo que deberías volver a ver al urólogo porque veo un “bulto” sospechoso … y yo: Sospechoso de qué???? Y me dice que no me puede contar nada más pero que por el lugar donde está ubicado, no parecía muy bueno…uffffffff. Confirmé  que lo que se dice que se para el tiempo cuando recibes una mala noticia es cierto. Además, con los antecedentes de la familia ya pensé que me había tocado el mío. Salí de allí y en la sala de espera estaba Mariona que justo se había encontrado con un amigo y estaban hablando alegremente. Yo ni oía lo que decían, mi auditivo interno me dejaba sordo y estaba como en una burbuja. Y cuando me pidió como había ido la prueba, le dije que ya le contaría. Cuando se fue su amigo, se lo conté y no se lo creía (igual que yo). Yo aguanté las lágrimas en ese momento…ella no.

Era un jueves por la tarde, y no iba al urólogo hasta el martes. Por lo tanto, había fin de semana de por medio. Además, teníamos hotel y fin de semana en Andorra para celebrar el primer aniversario de boda.
Decidimos no decírselo a nadie, de momento, e irnos a Andorra. Fue uno de los fin de semanas más especiales de mi vida. Casi únicamente nos mirábamos con Mariona y nos poníamos a llorar. Me acuerdo de cada tienda donde entramos (como yo creía que iba a morirme, no quería comprar nada porque había perdido toda la ilusión) y recuerdo cada restaurante donde comimos. Los recuerdos cuando se asocian con las emociones, son más potentes y llegan a ser permanentes, imborrables…casi…Ese fin de semana será permanente…e imborrable…

A partir de aquí, y para no aburriros , me convertí en experto en tumores testiculares…lo sabía todo sobre ellos!.
El urólogo me dijo que lo más probable, al ser un tumor intratesticular, es que fuera maligno, y el protocolo de tratamiento era el de cáncer. Y, por lo tanto, la extirpación total de un testículo.
Me lo tomé mejor de lo que hubiese creído nunca. Ya había leído que la mayoría se curaban y no hacían metástasis si los encontraban tan pequeños como el mío (el tumor…).

Lo empezamos a decir a familia y amigos (recuerdo especialmente una foto que me envió Xavi, hermano-postizo-para-siempre, de un gintonic a mi salud que se tuvo que tomar a media tarde para digerir la noticia), y todo lo que en un momento pareció malo, hizo que pasara unos de los meses más felices de mi vida. A finales de septiembre pasamos un fin de semana en Formentera inolvidable…pero inolvidable inolvidable!

A partir de aquí, más pruebas, resonancias varias, segundas opiniones médicas, pero el resultado era el mismo: no veían claro qué era, pero debían tratarlo como un cáncer. Como anécdota, me probaron testículos de silicona o plástico, o madera, o hierro ( bueno, creo que hierro no…), y con los amigos nos inventábamos mil bromas sobre el hecho de sólo tener un huevo, y descubrí que cuando dicen: Esto vale un huevo!! son aproximadamente € 240,00.

Llegó el día de la operación, a principios de diciembre, un viernes, en Barcelona y, finalmente, me operaron, y digo finalmente, porque estaba a 150 pulsaciones por minuto y a 20 y 10 de hipertensión arterial alta!! Y yo creo que, si te tienen que extirpar un huevo…no es normal estar así ????
Me acompañaron Mariona, mi hermano y mi hermano postizo, Xavi; y se tomaron un gintonic y unas birras para hacerse pasar el rato…justo como yo…tumbado en una mesa con una epidural…

Por la noche, me desperté y me miré la cicatriz (como ya sabía el procedimiento exacto que me realizarían, fui a verla, y no estaba!!!). Al día siguiente llamé a mi urólogo y me dijo que había usado otro procedimiento y que sólo me había quitado una parte del huevo en vez de la totalidad!!! Pero me lo podía haber dicho antes, no? Vaya susto!!! Qué huevos!!!
Resulta que se llevó mi caso a un congreso médico, y decidieron saltarse el protocolo porque creían que el tumor era benigno (tal como me lo hizo, si hubiera sido maligno, se habría diseminado fácilmente)…

…Y el tumor fue benigno…

…Y así es como yo viví un cáncer mental durante 3 meses aunque finalmente no lo fue…

…Y como estos tres meses fueron los más felices de mi vida gracias a Mariona y mis amigos…

...Y del postoperatorio me guardo los detalles para mí. Sólo puedo decir 4 cosas:
– una cicatriz
– un secador de pelo
– un metro de distancia
– insultos e improperios varios

Que tengáis un buen día…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s