Un dolor de besito (los 4 niveles)…

e8e04227f0c439e4a9e8d03372e4af3a

Cuando tienes hijos, y os aseguro que quién diga que la vida no cambia…os engaña vilmente…hay algo que cambia muchísimo: la manera de hablar!! Y no quiero decir que siempre hables con diminutivos (p.e. Mira este elefantito…de 2 toneladas!!) , o con cara de tonto o…no! Quiero decir que adaptas algunas cosas al lenguaje infantil y, una de estas cosas, es la medida del dolor. Supongo que en cada casa tendrán sus medidas, y las que doy yo, son las que hemos acordado con Martí (Nil, cuando le duele algo llora más o menos dependiendo de si le duele más o menos.. y ya está!), Mariona y yo, y así, de esta modo nos entendemos y nos comunicamos mejor. Le preguntamos a Martí qué le duele y así empezamos el protocolo. Los voy a ordenar de menor a mayor dolor. Empiezo:

 1- Dolor de besito: hemos llegado a la conclusión que hay golpes, caídas, resbalones…que tienen como principal y única cura…el beso! Valen todos: del padre, de la madre, de la abuela, del abuelo, de él mismo…pero eso sí, no te equivoques y le des el beso a 2 milímetros de donde se ha dado el golpe. No sirve! Lo tienes que dar en el lugar exacto donde te señala, y, entonces, es milagroso, el “dolorcito” se cura de inmediato! Optativo y dependiendo del grado de “dolorcito” y de la petición de tu hijo, hay un número de besos de 1 a infinito…hasta que se cure…

 2- Dolor de “curita”: es la forma que tiene Martí de decir “tirita”. Es una mezcla perfecta de curar y tirita…nos ha salido creativo!! Es un dolor que necesita más que un beso. Si puede ser, la curita debe ser de animalitos, que cura más que la estándar de color piel! Tú que te crees? Es posible que el dolor de curita requiera alcohol o agua oxigenada, pero si se lo pides a tu hijo nunca será necesario…porque pica! Por lo tanto, esto último queda a discreción de criterio parental y el hijo no interviene en la decisión. NOTA IMPORTANTE: Si es por tu hijo, nunca se requerirá intervención de alcohol, agua oxigenada y/o inyecciones o cualquier objeto punzante…

 3- Dolor de hospital: es serio. Tu hijo te lo puede contar, pero los padres ya lo intuyen, ya sea por el llanto del niño o por el “chichón” que YA tiene enmedio de su frente. En algunos casos sirve para que el niño se dé cuenta si la actividad de riesgo que está llevando a cabo puede acabar mal o muy mal. “Martí, que si te caes puedes tener un dolor de hospital” y él ya sabe qué puede pasar! (Anclaje de PNL GRATUÍTO patrocinado por Enric Bastardas). Es el mismo que el dolor de “médico”…el efecto es el mismo.

 4- Dolor de alma: este nombre es una invención mía. De hecho, Martí no sabe qué nombre tiene, pero Mariona y yo lo detectamos enseguida. Es cuando se pone a llorar…no hemos oído ningún golpe…no le hemos dicho nada…y parece que no hay razón aparente para llorar. Pero entonces, nos acercamos y le preguntamos: “Martí, ¿qué te pasa?” “Papá/Mamá, es que tengo ganas de llorar”…

.. este dolor, de “alma”, sólo se cura llorando con sus papás abrazados a Martí, hasta que deja de llorar y se va a buscar el elefantito y se pone a jugar como si no hubiera pasado nada…

Desde ahora, y unilateralmente, quedan prohibidos los “No llores” en nuestra casa, ya sea un dolor de besito , un dolor de “curita” , un dolor de hospital o un dolor de alma…aquí se llora todo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s