Ponte el chándal. El concepto.

ed3011e6c09af3011a5ee60ca0f53271

AVISO PARENTAL: Algunos de los consejos que doy, pueden ser considerados de Malpadre. Si tienes la piel muy fina no sigas leyendo…si quieres reírte un rato…adelante!

Hay cambios inequívocos en la vida que dicen “Tengo niiiiiiiiños!!!”, Y hoy quiero hablar de uno que, si estáis atentos, puede verse de lejos: la ropa y los accesorios que llevamos encima los padres!!!
En algunos casos, el cambio es radical, y, en cualquier caso, sino lo quieres cambiar, tienes que atenerte a las consecuencias!

Si hay alguna verdad absoluta cuando tienes hijos (e hijas), es que los niños (y niñas) manchan. De ahí sale la fórmula matemática de cómo vestirte de forma correcta sino quieres coger un rebote monumental. Tienes que tener en cuenta unas variables básicas y, a partir de ahí, decidir la ropa quete pondrás!
Éstas son: el número de niños que tienes alrededor (propios y ajenos), el lugar donde pretendes ir y la comida u otros artilugios susceptibles de manchar que tengan a su alcance (dile plastidecor, dile rotuladores). Cualquier incremento de una de las 3 variables hará que la ropa que lleves deba ser más vieja, más práctica, más cómoda o la que menos quieras…o todo a la vez…tú decides!

Antes te ponías la ropa que más te gustaba, con más o menos buen gusto, eso ya dependía de cada persona…pero ahora, te pondrías esa camiseta blanca que tanto amas si tienes que ir al parque con tus hijos?? Nooooooo…inconsciente! Tienes otras opciones. Y te preguntarás…no ponérmela? Hombre, pues sí, pero también puedes cambiar los hábitos de tu hijo, y , en vez de ir a ese parque polvoriento donde debían rodar la mitad de los “spaguetti western”, te vas a un parque de esos modernos con el suelo blandito…de los que si los niños se caen casi rebotan, con moqueta, o de hormigón…donde tu hijo se puede hacer daño…sí, pero, y qué blanca que llevas la camiseta!!

Puede ocurrir que te des cuenta que sales de casa con aquella camisa clarita que tanto te gusta y que para merendar has cogido aquellas galletas que ha hecho el demonio, que son de chocolate rellenas de chocolate y que tú te podrías comer tranquilamente pero en manos de tu niño son un arma química de destrucción masiva, y más si lo mezclas con una ubicación susceptible de ensuciar, o dicho de otro modo, parque y, temperaturas elevadas, es decir, verano! Tienes que ser más listo y la próxima vez coger pan bimbo con jamón y queso…y sobretodo sin aceite ni tomate! Que se le hará una bola? Seguro! Por eso debes llevar siempre agua encima (Manual del buen padre-Nivel I)

Existe la opción de vestir siempre colores neutros…evitar blancos y negros…estampados valen por su confusión con las manchas y tejidos susceptibles de ser limpiados por las milagrosas “toallitas”.
Pero, y por encima de todo, tienes que dar una importancia primordial a los pantalones! Empatía…empatía…y empatía. Tienes que pensar como un niño…debes ser un niño…pero luego salirte, que sino la lías! Ten en cuenta la altura de los niños…tu niño…y el resto…del parque…o de la guardería. Piensa como un niño…qué harías cuando ves llegar a un padre, el propio o ajeno? Acercarte y tocarlo, y si mucho me apuras pedir que te suba a hombros…y sino sabes hablar…cómo lo preguntas? Pues tocando! Y ellos llegan a la altura de los pantalones! Yo he salido de la guardería de Nil con los pantalones más sucios que si hubiese entrado en un episodio de The Walking Dead! Sangre…quizás no (o sí), pero chocolate, galleta húmeda, zumo y otras variedades sólidas, líquidas, gaseosas y/o regurgitadas que no explicaré por si sóis muy susceptibles…

Piensa como un niño…y de esta manera no tendrás que lamentar porqué se te manchado la camiseta y/o los pantalones…” ponte el chándal “!!

…Y reza para que cuando vayas a buscar tu hijo no estén todos en el patio…que, a medida que te acercas, te recuerdan a aquellos búfalos que corren por la sabana y que sólo se ve el polvo que levantan…” miedo me dan “…

Y si , a pesar de mis consejos, no has pensado en la ropa…inventa cualquier excusa para no ir al parque, para que el niño se acerque a ti sin tener que entrar a buscarlo al patio (una buena merienda, pero que no manche…ayuda mucho!) y deja los plastidecor para cuando llegues a casa y te pongas aquel “chandal” que guardas para estas ocasiones especiales de hacer de padre…estáis avisados​​!

P.S. los accesorios (incluyendo los bolsillos) y la variedad de “objetos ” que nos podemos encontrar en ellos…los dejo para el próximo día…

…Pero piensa en ello...”ponte el chándal”…

Anuncios

6 comentarios en “Ponte el chándal. El concepto.

  1. Ayyyy los accesorios… Donde quedaron aquellos pendientes largos que tanto me gustaba usar, y los fulares, y de faldas ya no hablamos que los pantys duran 10 min con un niño al lado!! Yo como tu, equipaje diario de faena, pero cambio chandal por vaqueros viejunos y camisetas rancias. No fallan!

  2. El concepto es bueno, es más diría que tendría que ser algo así como ley universal.
    Yo aún intento, como por reafirmarme internamente, llevar alguno de esos conjuntos que tanto me gustaban antes pero es que no falla… la huella de la zapatilla al cogerla “aupa”, la mano con el agüilla de las fresas resbalando antes de que pueda llegar con la toallita, y así suma y sigue.

    Esta claro que los que pretendemos ser prácticos y tener estilo estamos muy desatendidos por las firmas de ropa…pero todo se andará.
    De momento me quedo con la imagen (muy reciente en mi cabeza) de las hordas de búfalos viniendo hacia mí y una intensa polvareda cubriéndome.

    El post no tiene desperdicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s