Un sábado cualquiera…

126eda09bff4984d5ac28a8d7108fe83Recuerdo mis sábados de soltero (que podían ser de un soltero cualquiera) de, pongamos por caso, principios de septiembre…y seguramente el estándar podía ser, sobrevivir una mañana más o menos resacoso en posición horizontal y/o semi horizontal...comer cualquier cosa fría o caliente o semifría o semicaliente y volver a la posición horizontal, a.k.a. siesta, hasta media tarde…una ducha…y a salir de marcha otra vez…qué estrés!!!!

Y entonces te casas…y todo sigue, más o menos igual…o no…o sí…o no…o sí… y entonces tienes hijos. Aquí ya sí que los sábados pierden todo su glamour. Y he dicho hijos porque tanto da el número de hijos, tanto da uno como dos, y supongo que tres…te trastornas total o parcialmente…y, de vez den cuando, necesitas experiencias super-excitantes-de-la-muerte y, en vez de tirarte de un avión en caída libre…va y decides irte a Ikea…con un par…de hijos!!!!!!

A ver, ya sé que he escrito algún post dedicado a Ikea, pero hace tiempo que no hablo de ellos y los tiempos cambian, los hijos crecen y su ropa también. Dónde quiero ir a parar? Pues que ya tenemos ropa de niños repartida por toda la casa: en su armario, en la caja de encima de su armario, en la caja de encima de la caja de su armario, armarios del comedor, el recibidor y pronto necesitarían nuestro armario, que ya de por sí, va justito…
El hecho de tener familia que han tenido hijos, hace que, gracias a Dios (o a alguien…), te dejen mucha ropa y, claro, acabas teniendo ropa de temporada, de la temporada que viene, y casi hasta que sean adolescentes…(NOTA: conste que estamos super mega agradecidos a toda la familia que nos regala/cede cositas para los niños)…

Y entonces, en un momento de, supongo, pequeño ictus cerebral, decides que puedes ir a Ikea…los cuatro!!!! Y en sábado!!!! (Debo decir a mi favor que ya fuimos el viernes sólo con Martí y recopilamos toda la información y hoy era un viaje relámpago con dos coches para llevarnos medio Ikea e intentar meterlo todo en la habitación de los niños…porque ya que cambiábamos armarios, hemos decidido también, por si no era suficiente, cambiar las camas por una literas…

…y por si no era suficiente, hemos decidido montar los muebles nosotros solos sin ayuda profesional…o amateur…porque yo tendré muchas, o pocas, virtudes y habilidades, pero montar muebles no es una…primer error…

…y por si no era suficiente, hemos decidido montarlos juntos, Mariona y yo, y hemos visto que somos incompatibles…totalmente…su dedo lo puede corroborar…y el segundo mueble que hemos perpetrado, también…segundo error…

…y por si no era suficiente, hemos decidido montarlos con los dos niños orbitando a nuestro alrededor, que cuando no veíamos a Nil con el martillo en los manos, era Martí con dos destornilladores en la boca corriendo por el pasillo jugándose la vida (quizás me he pasado un poquito ahora)…o Nil a punto de comerse alguna de esas pequeñas piezas suecas totalmente imprescindibles para acabar de montar el jodido mueblecito de nombre impronunciable…tercer error…

… y por si no era suficiente, ahora que los tengo a todos durmiendo, y cuando digo todos, quiero decir todos…yo…en un momento íntimo y de relax total…me pongo a escribir el post, a compartir mis inquietudes con todo el mundo (que me lea…) para que, de esta manera, quede constancia de que cuando te casas y tienes hijos…a los sábados… se les puede llamar sábados, seguro, pero dejan de ser sábados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s