Los “métodos Bastardas-Homs para poner a dormir a los niños”…

d6a7184ca0454a391c4bcb3dc07f4849Hola! Soy Enric, padre de Martí y de Nil. Me presento para quién me lea el blog por primera vez. En la página Mis cosas y yo hay un resumen de lo que hago y quién soy…hoy! Aquí lo dejo…si ya me conocéis, no está de más que entréis de vez en cuando…porque voy cambiando…manías mías…

Presentaciones aparte…y yo, que no soy muy de métodos, os contaré el que usamos Mariona y yo para poner a dormir a los niños…hoy !!!! Porque una de las cosas que me ha enseñado ser padre y tener hijos, que suele coincidir en el tiempo curiosamente…es que cuando algo funciona, de golpe, en un salto evolutivo, que ríete tú de la Ley de Moore…los niños cambian y el “método” deja de funcionar. Pero como ahora, funciona, usaré la palabra método…me apetece…mira por donde…

Resulta que cuando tienes niños, te das cuenta que uno de los momentos más bonitos/críticos es ponerlos a dormir, y también te das cuenta que cuanta más prisa tienes para que se vayan a dormir y se queden dormidos, más tardarán ellos en hacerlo…exactamente como si tuvieran un detector incorporado llamado “hoy dan algo que mis papás quieren ver en la tele y, por lo tanto, lo que yo haré es cantar y gritar para evitar que me coja el sueño desprevenido” (un chip que llevan todos los niños y niñas y que no se puede desconectar)…

Y entonces es cuando Mariona y yo hemos patentado un sistema para que se duerman, que nos suele funcionar bastante bien, menos cuando tienes amigos en casa y les dices que funciona muy bien, que entonces, deja de funcionar! El sistema es muy sencillo…sólo requiere: tiempo, paciencia, amor, paciencia, mucho amor,  mucha paciencia, dos piernas y, como mínimo, un brazo y/o una mano.

Y como tenemos dos hijos, Martí y Nil, tenemos, básicamente 2 métodos, que ahora funcionan y mañana ya veremos!

Vamos por orden … normalmente, el primero que se acuesta, es Nil, a no ser que Martí no haya hecho nada de siesta (NOTA: la media hora de bus que tiene desde la escuela a casa le va muy bien/nos va muy mal para hacer una carga rápida de batería como si fuera un iPhone 6) que, entonces, se queda frito en el sofá hacia las 21 horas. Pero como esto ocurre poquito…lo obviaré y descartaré como método…es más una serendipia…

“Método Nil”:

Comienza hacia las 21:30 horas y, previo biberón patrocinado por su mamá Mariona, el pequeño Nil nos dice que, de dormir, nada de nada…se ha hecho mayor…y viene al sofá. Entonces le preguntamos si se quiere ir a dormir y que le cogeremos de la mano cuando esté en la cama. Aquí, aleatoriamente, o no, porque debe depender del sueño que tiene, nos dice que SÍ o NO. Diga lo que diga, lo llevamos a su habitacion, así que empieza a aprender qué son las preguntas retóricas… (NOTA: el caso que expongo es cuando entro yo. Cuando entra Mariona también le da la mano…pero es su experiencia…). Lo meto en su cama y lo primero que dice es: -Mano del papa. Yo que me tumbo a su lado…en el suelo…directamente…así de loco estoy, si es verano o encima de una alfombra si empieza a refrescar…y le doy la mano. Y entonces, comenzando el ritual, me dice:

-Así no (cambio la posición) -Así no (vuelvo hasta que…) -Así sí (que suele ser la más incómoda para mí…todo con mucho amor). Y una vez con la mano cogida, con paciencia me voy dando cuenta de todos los estados por los que pasa Nil: desde la excitación del principio moviendo brazos y piernas…ruiditos variados con la boca…bostezo…más ruiditos…recitar todos los gigantes y dragones de Manresa y comarca…bostezo…quietud…la mano se afloja poco a poco…otro bostezo…empieza a respirar más fuerte…y le dejo la mano suavemente…(si me la vuelve a coger, me espero un ratito más…no sea que tuviera que volver a la casilla de salida) me levanto y miro que su posición sea cómoda (básicamente que no le quede ninguna mano ni pierna entre los barrotes)…sonrío…le toco la cara…y le digo “Buenas noches, Nil”…bien flojito…que no me conteste…

No sé si os puede ser útil este “método”…a mí me va muy bien para conectar conmigo y con el Nil…son cinco o diez minutos…o media hora si ese día tenía prisa…son momentos de comunión…que no sé cuánto durarán…pero, de momento, los disfruto…y también me encanta cuando salgo de la habitación y veo Mariona y a Martí tirados, de lado, en el sofá tan cerquita el uno del otro que parecen uno…en otro momento de aquellos de comunión…

PS: a veces (muy pocas, por suerte) también tengo que usar el método de madrugada…y es infalible…me quedo sobadísimo!!!

Y Martí??? No teníamos un método también para él???? Pues sí, pero eso ya es harina de otro post…

Anuncios

2 comentarios en “Los “métodos Bastardas-Homs para poner a dormir a los niños”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s