La Gran Teoría de los Macarrones (a.k.a. La Gran Teoría de Xavi)

1a4fc9a63803fccadd501d036677ceb0

Hoy hemos corroborado la Gran Teoría de Xavi…también conocida como la Gran Teoría de los Macarrones. Me parece que ya he hablado alguna vez aquí en el blog de ella, pero es que hoy ha sido la constatación de la veracidad de esta teoría. La demostración científica. Creo que Xavi se merece un premio por haber desarrollado esta teoría sobre el crecimiento y el aprendizaje infantil!

La teoría reza así, más o menos: “Todo cambia y se hace más sencillo, cuando a tu hijo le pones un plato de macarrones en la mesa y se lo puede comer solito”. Y sí, es cierto!!!
Cuando nació Martí, me estresaba porque no podía hacer las cosas que hacía antes, y una de ellas era ir a comer con mis amigos. Bueno, si que podía ir, pero Mariona y yo teníamos nuestras limitaciones: llevar cincuenta mil “gadgets”, buscar espacio para el cochecito, darle la comida, la bebida, dormirse después de pasear media hora fuera del restaurante…y, al final, una comida con los amigos acababa siendo una comida con mi hijo y una gente que habían comido en nuestra mesa a la que no habíamos ni podido dirigir la palabra…
Cuando nació Nil…ni os lo cuento! Martí nos empezaba a demostrar la Teoría de Xavi…pero seguíamos necesitando un millón de cosas para ir a comer al lado de casa…

Pero hoy…ay, hoy!!!! Hemos quedado para ir a comer dos horas antes de la comida…hemos salido de casa dos minutos antes de la comida (y hemos llegado puntuales)…y sólo hemos cogido chaquetas y hemos salido caminando (coger pañales hubiera sido una buena idea, sobre todo cuando Nil se ha hecho caca y he tenido que ir a casa a buscarlos…)…y cuando hemos llegado al restaurante…ha ocurrido…magia…abracadabra patadecabra, que diría Nil: han compartido unos macarrones con tomate y queso (bueno, compartir no es exactamente la palabra ya que Martí se ha comido el 80% y Nil el 20% restante), pero la parte buena es que los dos, tenían un plato de macarrones delante, y un tenedor, y se lo han comido solos, sin ayuda exterior (Martí ya hace tiempo que lo hace, por supuesto!). Y nosotros hemos podido mantener conversaciones más o menos seguidas con Xavi y Silvia. A ratos más y a ratos menos, también hay que decirlo!
Pero se ha demostrado la teoría de Xavi…el cambio es abismal. Ni quitarles los pañales…ni dejar el pecho…ni dejar los biberones…ni cambiar la cuna por la cama…el cambio más importante cuando tienes niños…es cuando pueden comer un plato de macarrones solos!!!!

También es cierto que la teoría tiene unos pequeñas errores. Yo lo he podido demostrar científicamente, y me reafirmo que el cambio es importantísimo, pero, de todos modos, hay algunos pequeños detalles que se deben tener en cuenta y no avanzar demasiado en el tiempo. Martí y Nil tienen 4 y 2 años, recién cumplidos, y en algunas cosas, aún debemos ser conscientes que son pequeños. Por lo tanto, a pesar de comerse los macarrones solitos…Nil con más o menos estilo y con más o menos manchas dependiendo si la ropa que lleva es, sobre todo, muy nueva, muy cara o muy blanca, tiene estas pequeñas limitaciones:

– Los platos de los restaurantes no son de plástico (los cuchillos y los tenedores tampoco. O sea, que “al loro” con sus ansias de cortar y pinchar…estáis avisados!)
– Los vasos (normalmente) tampoco son de plástico (el cristal se rompe, no está de más repetirlo, y en los restaurantes, los brazos de los niños son más largos, más rápidos y se multiplican)
– Los niños siguen siendo muy básicos cuando tienen hambre (más o menos como los adultos, pero con menos vergüenza para demostrar sus necesidades maslowianas básicas, que incluyen el pipi y la caca). Por lo tanto, lleva un “plan B”, ya sean galletas o “palitos”, para hacer la espera más fácil…
– Cuando terminan de comerse el plato de macarrones (siguen siendo niños) es fácil que acaben debajo de la mesa jugando (en el mejor de los casos) o corriendo por el restaurante (en el peor de los casos)…

Por lo tanto, aunque la Teoría queda ampliamente demostrada, está bien, hacer caso de estos pequeños consejos como padre de dos niños para hacer la comida más agradable…la tuya y la del resto del restaurante, incluidos los camareros…

No me malinterpretéis, que mis hijos puedan compartir un plato de macarrones y se lo puedan comer solitos, a mí, me hace caer la lagrimita. El día que puedan compartir un plato de patata y judías verdes, ya será otra cosa…ha pasado esto nunca?

PS: el colofón de la comida de hoy ha sido ir a ver al padrino de Martí, Biel, jugando a fútbol, que ganase un emocionante partido, y que tanto Martí como Nil, se durmieran después de pasar totalmente del partido , lo que espero que confirme que el fútbol les importa una m****a y que Mariona y yo no nos pasaremos los fines de semana arriba y abajo yendo a ver cómo juegan al fútbol…con todos los respetos…aunque, conociéndolos…seguro que nos están reservando algo mejor, como, por ejemplo, dedicarse al “curling”…os imagináis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s