Anginas…

Resulta que tengo anginas. Dolor de garganta, amígdalas inflamadas, pus en la garganta (“Papá, y si te cae el pus al suelo?” es la pregunta que me hace Martí), fiebre (bueno, eso no lo sé porque no me la he mirado) y unos camiones pasándome por encima de la espalda, las piernas, los brazos, …Esto son las anginas, para quien no haya tenido o no se acuerde.
Yo soy un experto en esto de las anginas. Y seguramente, si retrocedemos atrás en mi blog, tal vez tengo alguna entrada hablando de ellas. De todos modos, a pesar de tenerlas de forma recurrente y periódica (cada uno se desestresa como puede!), ahora, hacía tiempo que no tenía.
Y ya está. Lo tenía que decir. Spam de pena. Porque las penas, compartidas, son menos penas. Así que si alguien quiere explicar las suyas, hoy, es el día.
Hala, voy a tumbarme en el sofá, después de comer pan tostado con jamón dulce y queso, con la mantita de Peppa Pig, que abriga mucho, siesta, antibiótico, ibuprofeno (o Dalsy, estoy tentado) y a buscar a los niños al autocar. Me siento un super-héroe. Justo como se debía sentir mi madre. Soy padre. Soy un padre con anginas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s