En verano pasan cosas….


Hoy os dejo el último artículo que puse en la Revista Mum ‘s. Para quien no pueda acceder a él, y como es el final del verano y empieza a refrescar un poquito, este es un resumen suigeneris de una parte de mi verano. Mi verano, y de Mariona, y de Las personitas Creativas, Martí y Nil…
En los veranos pasan cosas. Cuando estás de vacaciones pasan cosas. El tiempo pasa de forma diferente. Vistes diferente. Las neveras se llenan de más cervecitas. Vas a comer en pizzerías en L’Ametlla de Mar. Buscas pokemons como (casi) todo el mundo. Y te enganchas. En verano pasan cosas…

Este año, por primera vez en un camping, en un bungalow….el tiempo aún pasa más despacio. Es el campamento base. Es el lugar de vuelta, con piscina, para terminar los días y las excursiones. Es el lugar donde hace tres días que estamos y el aire acondicionado pierde agua justo delante de la puerta y no hay manera de que nos arreglen. Hay lugares en los que deberían dejar fianza ellos y no los clientes. Y lo peor es que se está bien. Si dejamos eso de lado, se está bien. Es pequeñito. Tiene un porche(te) donde cabemos todos cuatro justitos. Desayunamos en él. Comemos (poco). Cenamos. Tomamos la cervecita. Escuchamos la (buena) música de los vecinos. Jugamos al UNO. Y ganan Nil y Martí. Y ahora ya no les dejamos ganar. Son buenos. En los veranos pasan cosas…

Son momentos de relax, de primeras veces. Hacemos excursiones. Los niños caminan 4 kilómetros. Bueno, nosotros caminamos y ellos hacen una aventura. Arriba y abajo. Llenos de arena. Pasan por cabañas. Por caminos secretos. Primero Martí y Nil detrás suyo. Es el pequeño. Pero quiere hacer todo lo que hace el mayor. Como toca. Una excursión bordeando al mar. Entre árboles. Acabamos en una cala. De tarde. Casi solos. Nadando los cuatro entre rocas. Es casi mágico. En los veranos pasan cosas…

Son momentos de descubrimiento y / o de redescubrimiento. Playas maravillosas. Como la de Riumar. Que bien que la gente se vaya hacia la Costa Brava y dejen el Delta del Ebro casi virgen. Mediados de agosto y puedes poner la toalla al lado del agua. Poquita gente. Playas largas. Con dunas. Con playas dentro del agua (os lo juro). Agua calentita. Castillos y palacios de arena maravillosos. El tiempo pasa despacio. En los veranos pasan cosas…

Estamos en la piscina y los dos, deciden aprender al unísono a tirarse de cabeza a la piscina. Bueno, Nil, a veces se tira de barriga. Pero. Que mono. Martí se tira mejor que yo. Y no me extraña, a mí de pequeño me daba terror al agua. En los veranos pasan cosas…

En los veranos pasan cosas, como, por ejemplo que, ahora mismo yo esté escribiendo este post. Por la noche. En el porche. Con el iPad. Con Mariona junto a mí tomándose un rooibos. Y yo, una cervecita. Y los niños. Dentro de la cabaña. Mirando los “superminihéroes” que tanto les gustan. En los veranos pasan cosas…

Y pase lo que pase, tienen una magia especial. Como de final e inicio de año. De ruptura. Pero de la de buen rollo. Y de verdad, a mí me encanta mirar los muros de las redes sociales de la gente y ver lo bien que lo pasan. De envidia sana nada. Doy gracias por estar donde estoy y con quién estoy. En los veranos pasan cosas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s