Tos, mocos, felicidad, gratitud…y más mocos…

Hace días que trabajo mucho. Qué digo mucho … muchísimo! Cojo la agenda (o cogí la agenda) y empecé a llenar huecos. Ahora mañanas, ahora tardes, ahora mediodías, ahora vísperas … y cuando me encuentro, que es ahora, me doy cuenta que termino haciendo jornadas maratonianas de 10 horas de formación por toda Cataluña. De Barcelona en Manlleu, de Terrassa en Ripoll, de Torà en Vic … y echo Porque me toca. El “problema” es que me encanta mi trabajo.
Pero, para que hoy os foto este rollo patatero …. Pues porque vengo de dar un curso de Mindfulness. Dos días seguidos. Haciendo y haciendo hacer prácticas. Y de golpe, me he dado cuenta de que, a veces me he pasado de frenada. Lo veo yo. Lo ve Mariona. Lo ve mi cuerpo (ya hace días que me arrastro entre ibuprofeno y fluimils). Lo ve mi cabeza. Y, sobre todo, lo notan mis niños. El iris y el Nilo …
Ayer estaba cenando en casa. Bueno, de hecho, estábamos cenando en casa todos 4. Hacía días que no compartíamos este momento. Reíamos. Discutíamos. Comíamos. Jugábamos. Y de repente, me doy cuenta que el Nilo es grande. Sí, sí, Martín también. Pero me di cuenta que me estaba perdiendo cositas, detalles, momentos que no volverán. Y el Nilo, se está haciendo mayor. Rápidamente. No se espera que vuelva a trabajar. No se espera a las 22 h de la noche (está demasiado cansado y duerme). No se espera el fin de semana. No. Va creciendo. Y ayer, apenas a las 20 horas de la noche, cuando estábamos cenando, me di cuenta que el Nilo es grande y que no sé cuándo ha sido. Quizás un día a las 21 horas de la noche. Quizás un día a las 8 horas de la mañana. Quizás un día a las 17:30 horas cuando llega, con el iris, de Fonollosa en autobús. No lo sé. Pero está pasando …
Y hoy me desnudo, y me costará volverme a poner la ropa. Lo haré. Seguiré viviendo la vida intensamente. Pero más equilibradamente. Mis hijos lo notan. Yo lo noto con ellos.
Ayer, mientras cenábamos a las 20 horas en la cocina, estuve muy agradecido de estar en casa a esa hora. A las 20 horas de la noche !!!!! Se me hizo largo y todo !!!! Estoy resfriado, tengo fiebre y me estoy dopante. Y ayer, después de cenar, Martín se quedó a mi lado. Mariona y el Nilo eran el comedor. Yo estaba a punto de lavar los platos, y Martín se sienta a mi lado y me dice: “Papá, te encuentras bien? ¿Quieres que te cuide? Y mientras me acariciaba la cabeza. Y yo le digo:” M ‘ encanta esto que me haces Martín, mira, ahora te lo hago yo! “. y al cabo de dos segundos, se sienta encima de la mesa de la cocina, delante de mí, y me dice:” Papá, como que no te encuentras muy bien, te haré un massatget en la cabeza, y me pongo en la mesa, delante de ti, por si te duermes, que no te hagas daño cuando te caiga la cabeza !. Se puede ser más mono? Noooooooo … imposible !!!!
Tengo dos hijos, Martín y el Nilo, que son dos solos. Y una compañera de vida, Mariona, que también es dos solos. Ella sola.
Muchas gracias. A los tres. Gracias por ser como sois. Por ser quien eres. Por apoyarme. Por soportarme. Por amarme. Para compartir su vida conmigo. Este post está hecho desde el corazón. Desde lo más profundo. Desde el miocardio. Soy feliz. Muy feliz. Cansado, con mocos, con tos y con fiebre, pero feliz …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s